Cada persona experimenta un proceso de duelo distinto y su afrontamiento, a pesar de existir una serie de reacciones normales, depende en gran medida del sistema de apego que desarrollamos durante nuestro desarrollo. Además, este proceso puede ser más o menos agudo dependiendo de una serie de factores.

Fuente: Los Jardines