Terapia

Terapia presencial

En CEPTECO, te ayudamos a entender tus emociones, tus conductas, y cómo tus pensamientos dan forma a tu malestar, para poder estimular sentimientos, sensaciones y conocimientos positivos y ayudarte a identificarlos y aplicarlos.
Si estás sufriendo una situación que te sobrepasa y no puedes o prefieres no acudir a una consulta psicológica tradicional, la atención psicológica online puede ser una alternativa eficaz para ti.

  • Evita desplazamientos.
  • Permite más flexibilidad en los horarios.
  • Favorece la desinhibición del paciente por la distancia física del terapeuta.
  • Posibilita la opción de mantener el anonimato al paciente.

Nuestros productos

Últimos artículos

Comida y pandemia

Comida y pandemia

Los problemas de ingesta de comida (anorexia y bulimia) presentan una alta prevalencia ambulatoria que, en ocasiones, precia un ingreso hospitalario durante semanas o meses. Muchos clínicos han afirmado que las disrupciones y protocolos generados por el COVID en estos centros u hospitales hacen bastante difícil ofrecer tratamientos con la evidencia científica adecuada a estos perfiles de pacientes. La falta de evaluaciones cara a cara, en muchas ocasiones con un seguimiento personalizado y exhaustivo limita mucho el trabajo de los clínicos, sobretodo en los casos más graves (peso muy bajo, conductas autoagresivas….).

Amor sin sexo

Amor sin sexo

La conducta sexual, como cualquier conducta en el día a día de cualquier ser humano presenta un intricado circuito entre cognición, fisiología, hormonas afianzado durante cientos de miles de años de evolución. La monogamia tiene ciertas ventajas a la hora de conseguir...

Personas intimistas

Personas intimistas

Aquellas personas con un estilo de personalidad más introvertido o “hacia dentro” les resultará más fácil sobrellevar el confinamiento impuesto por las autoridades. En terapia estamos encontrando personas que han comentado su alivio ante este “parón” de lo que consideraban que el estilo de vida de nuestra sociedad era demasiado frenético y agobiante. No obstante, hay que distinguir entre una soledad autoimpuesta, de la que la mayoría de personas necesitamos y disfrutamos a otra que viene de fuera y que ya está durando mucho más de lo aconsejable. En este caso, hasta personas tremendamente introspectivas ya muestran su malestar por no poder socializar si ellos o ellas lo consideraban necesario.