Selección personal

Nuestra filosofía de trabajo se basa en la idea de que cada organización es única y distinta de las demás, que tiene unos objetivos y fines propios, se estructura y organiza de forma peculiar. Por esta razón proponemos soluciones a medida para cada empresa, diseñando y poniendo en marcha las acciones más eficaces en cada caso.

Selección de personal

Siendo la vocación de CEPTECO desarrollar un trabajo de máxima calidad, orientamos nuestro esfuerzo en satisfacer las necesidades específicas del servicio que nos solicitan. Contamos con los medios más avanzados, desde los puramente documentales e instrumentales, hasta los que nos permiten un completo sistema técnico de apoyo en todo el proceso de selección.

Nuestro método de trabajo consiste en un estudio preliminar de la empresa, del puesto y su entorno, con el fin de determinar las variables objeto de exploración, para pasar después a, en estrecha colaboración con nuestros clientes, realizar el análisis en profundidad del puesto a cubrir, estableciendo el perfil del puesto que se solicita y buscar a la persona adecuada para dicha función.

Productos

Últimos artículos de nuestros blogs

Insatisfacción vital

Insatisfacción vital

Como ya se decía en la Antigüedad, los humanos somos animales hedónicos, estamos cableados para buscar el placer y evitar el dolor. A partir de ahí normalmente evaluamos la satisfacción global de cómo estamos llevando la vida. Dicha búsqueda del placer es realmente amplia por definición o tremendamente subjetiva dependiendo de una persona u otra.

Resentimiento

Resentimiento

Y esas pulsiones no satisfechas saldrían por derroteros oscuros, asentados especialmente en las ganas de venganza de un mundo que consideramos injusto. Los progromos contra grupos sociales considerados como chivos expiatorios de todos los problemas (como con los judíos) son una clara representación de esto.

Motivación y fuerza de voluntad

Motivación y fuerza de voluntad

Por ello, es realmente importante tener en cuenta el grado de coherencia que tenemos con nuestras obligaciones. ¿Despreciamos profundamente a lo que nos enfrentamos? ¿Estamos realmente motivados ante el reto que tenemos delante? La realidad iría más hacia una escala de grises que a una dicotomía permanente, con lo que dividir las tareas en nuestro gusto por ellas sería el paso previo más importante. Aquellas que nos resulten fáciles irían por más por dejarlas fluir y en aquellas otras que nos desagraden un truco podría ser desmenuzar la tarea en checklists pequeños para de alguna manera nos autoengañemos de que hemos avanzado mucho, y seguir motivándonos para poder terminarlo.