¿Quieres saber cómo se les da a las celebrities de nuestras alfombras rojas el desamor? El psicólogo Miguel Ángel Cueto analiza sus actitudes para saber si siguen la senda de la recuperación o no.

Ante una ruptura amorosa cada uno lo lleva como puede… famosos incluidos. Aunque qué duda cabe que ellos lo hacen con una cuenta más saneada, un universo de opciones a elegir y un poco más de público. Porque, sí, todo divorcio es una crisis vital, la tenga Brad Pitt o la tengas tú. Separarse es una experiencia en la que se producen muchos cambios a los que cualquier persona se tiene que adaptar poniendo en marcha todo un conjunto de recursos y estrategias. Desde que se pronuncian las palabras del adiós, tanto si eres tú quién las dice como el que las recibe, comienza una peregrinación por el desierto que conlleva problemas adaptativos de malestar emocional (ansiedad, depresión o problemas de comportamiento) y/o deterioro de la actividad social, laboral o académica, o lo que es lo mismo, más vale que el mundo te tenga paciencia porque durante una etapa no vas a dar pie con bola.

Y ¿cuánto duran esos ‘síntomas’ de desamor? Pues depende. “A mayor tiempo de convivencia, más problemas. Además, los recursos personales y los apoyos sociales del entorno, la forma que adopta la separación, la existencia de una relación alternativa, ser el que abandona la relación o el abandonado (tiene más coste inicial el abandonado) son factores que influyen en el impacto emocional del divorcio”, explica el psicólogo Miguel Ángel Cueto, del Centro Psicológico de Terapia de Conducta (CEPTECO)

Fuente y artículo completo: Vaniatis (30 abril 2018).