Como comentamos hace varios años, la mejor terapia sexual se desarrolla, actualmente, con la combinación de las aportaciones de la psicología y de la medicina. La dicotomía diagnóstica entre causalidad física y psicológica está superada y la colaboración de ambas disciplinas es la vía de trabajo para el diagnóstico, evaluación y tratamiento de un problema sexual.

De hecho, un problema sexual puede tener un inicio orgánico y/o psicológico y un mantenimiento alternativo o conjunto, que harían pertinente una terapia combinada.

Intervenir en un problema sexual, como es la disfunción eréctil, conlleva buscar alternativas para ayudar a la pareja en su solución en las que la terapia de pareja y sexual es la más recomendable. El uso de recursos médicos es, en ocasiones, pertinente para ayudar a la pareja a establecer mejores resultados.

La disfunción eréctil

Los problemas de erección son sin duda unas de las mayores preocupaciones en los varones en relación a su salud sexual, siendo uno de los temas más comunes en las consultas de especialistas en sexualidad y pareja. La disfunción eréctil está asociada a factores como la obesidad, diabetes, hipertensión y dislipemia. Si acaba siendo recurrente y se mantiene durante largo tiempo, puede acabar causando problemas más allá de lo estrictamente relacionado con el rendimiento sexual y la autoimagen generada de ello, generando problemas de ansiedad, depresión o baja autoestima, así como problemas en la relación de pareja.

En la actualidad un tratamiento psicológico con apoyo de la pareja puede provocar espectaculares mejoras en pacientes, centrándose esos procesos, principalmente en evitar la auto-observación y el control en la demanda o ansiedad de ejecución del acto sexual[1]. Otras veces, patologías orgánicas hacen aconsejable el apoyo de recursos médicos para su tratamiento, existiendo distintas alternativas farmacológicas. Los estudios respecto a estas sustancias son amplios y variados, intentando averiguar y entender los mecanismos de los distintos fármacos y el efecto que produce en las personas y en su vida en pareja.

Recursos médicos en la disfunción eréctil

La disfunción eréctil suele darse con mayor frecuencia cuanto mayor es la edad del hombre debido a una mayor probabilidad de problemas físicos con el paso del tiempo. La terapia psicológica es eficaz en cualquier grupo de edad cuando se presenta con carácter leve o moderado pero es menos efectiva para los casos considerados graves[2].

Dentro del apoyo farmacológico que debe ser asociado a terapia de pareja existen diferentes posibilidades. Los más conocidos son sin duda el sildenafilo, vardenafilo y tadalafilo. Todos ellos presentan un mecanismo de acción similar, inhibiendo selectivamente la fosfodiesterasa-5 para producir la erección, pero teniendo efectos que difieren en algunos aspectos. Los de menor duración de vida media en el organismo son los dos primeros. La mayor duración en su vida media del tadalafilo ante las otras sustancias [3] hace que el coito se pueda realizar mucho tiempo después de haber tomado la medicación. Tendría la ventaja de que la respuesta sexual no estaría condicionada como estímulo-respuesta al consumo de dicho fármaco. Si al día siguiente de la ingesta de la medicación se realiza una relación sexual satisfactoria es más difícil que sea considerado una causa directa de la sustancia. Por tanto el sexo no queda reducido a tomar pastilla-realizar coito, mejorando la autoestima. En ocasiones, se asocia a una mayor satisfacción cuanto mayor flexibilidad y espontaneidad tenga el acto sexual. Igualmente, existe la posibilidad de usar una dosis diaria menor para mantener sus efectos durante una temporada.

Aspectos a tener en cuenta

No obstante, será el especialista el que asesore la mejor fórmula de apoyo medicamentoso en función de la edad, el tipo de problema que presente el hombre que padezca disfunción eréctil y la capacidad de distanciar el estímulo y la respuesta para recomendar uno u otro fármaco.

Por último, recomendar la importancia en una buena adherencia y confianza entre terapeuta-paciente y el inestimable apoyo de la pareja, que no sólo ayuda a superarlo sino a mantener una vida sexual más placentera y satisfactoria.

Apoyo en la gestión de datos: David Cueto (equipo de CEPTECO).

Publicado en (provisionalmente deshabilitado): ileon.com (26 diciembre 2014)