Un conjunto creciente de conocimientos indica que los problemas de la sexualidad humana son más hondos e importantes para el bienestar y la salud de los individuos de lo que se había admitido anteriormente, y que la ignorancia de las cuestiones sexuales y las nociones erróneas sobre las mismas guardan estrecha relación con diversos problemas de salud y con la calidad de vida.

(Organización Mundial de la Salud, 1975).

En nuestra historia, la sexualidad ha sido por excelencia un tema tabú. Dicha falta de información y diálogo ha contribuido a tener dificultades sobre cuándo pedir ayuda. A pesar de ser un proceso fisiológico, siempre nos resulta más fácil y cómodo acudir a consultar una gripe que hablar de aquello que consideramos actividades privadas.

En terapia sexual se respeta el sistema de valores sexuales de la persona en relación a la propia ética y moral, junto con la mejora de su problema a lo largo del tratamiento. El sexólogo puede utilizar escenas de películas o videos educativos de interacción sexual de otras parejas donde se ejemplifican diversas situaciones y técnicas. Es un proceso de aprendizaje observacional que ayuda a generar conductas, pensamientos o actitudes semejantes en otras parejas que observan la actuación del modelo.

http://www.youtube.com/watch?v=7RdktrsQ0aA&feature=relmfu

El Clítoris (Dominici, 2003)

El objetivo principal del uso de estos medios audiovisuales en la terapia sexual y de pareja es propiciar un modelado de comportamientos iguales o antagónicos que permiten la discusión y estímulos para generar respuestas semejantes o contrapuestas a los modelos que se proponen. Intenta usar, con dicho medio, la autocrítica desafectada que harían comprender mejor las variables emocionales aparejadas por el paciente o su pareja y verlo sobre escenas ajenas que servirían como soporte y apoyo. La labor terapéutica se puede desarrollar tanto en pareja como individualmente, poniendo después dichos conocimientos en práctica con la pareja en la intimidad de la alcoba.

A la hora de analizar la eficacia de la terapia debemos tener en cuenta no sólo la mejoría real conseguida, sino también el grado de satisfacción subjetiva obtenida por los sujetos respecto a dicha mejoría. El éxito terapéutico es importante en trastornos como eyaculación precoz y disfunción eréctil en el hombre, y anorgasmia, vaginismo y falta de deseo sexual en la mujer. Toda dificultad sexual suelen ir asociada, como causa o consecuencia, a problemas en la relación y comunicación con la pareja. Pero siempre es tiempo de reaprender a vivir en pareja.

¿La relación con nuestra pareja ha influido en tener un mejor o peor sexo?