En la actualidad el ámbito laboral se está transformando. Los criterios a la hora de tomar decisiones están cambiando. Hace un tiempo existía un paradigma laboral considerado como único, sin embargo hoy la inestabilidad laboral están generando que la seguridad en el trabajo sea un objetivo poco menos que inalcanzable. La incertidumbre se ha convertido en lo normal.

Hasta ahora el mercado laboral se regía con unas reglas fijas que hacía que este fuese estable, por el contrario, en el nuevo paradigma laboral las reglas fijas ya no existen, lo que permanece es el cambio. Ya no suele haber puestos de trabajo para toda la vida. Ahora lo que prima es la inteligencia y la habilidad colectiva frente a la habilidad individual del anterior paradigma. El talento profesional busca emprendedores, se valora el proyecto y se trabaja para aportar valor a la sociedad y, como consecuencia, se recompensa recibiendo valores y dinero. Ya no hay un intercambio de tiempo por dinero, sino de valor por dinero. Es una nueva manera de entender el trabajo. Ambos paradigmas coexisten en la actualidad.

Una persona afortunada que trabaje en lo que tenga talento, le guste y si trabaja duro suele estar recompensado y, además, ya no será un trabajo. Eso da sentido a su vida y le empodera.

Más de Uno León con Javier Chamorro y Miguel Ángel Cueto (19 febrero 2020). Audio cortesía de Jorge Martínez.

El empoderamiento laboral

El empoderamiento laboral tiene diversos objetivos:

  • Transmitir responsabilidad y recursos a todas las personas, para aprovechar su energía creadora e intelectual.
  • Busca aumentar la energía, el esfuerzo y la dedicación de todos.
  • Significa dar poder a los empleados para aprovechar al máximo el talento colectivo.

Para dar empoderamiento a las personas:

  • Darles un trabajo que consideren importante.
  • Darles autoridad y responsabilidad plenas, independencia y autonomía en sus tareas y recursos.
  • Permitir que tomen decisiones respecto de su trabajo.

Conseguir un estado de bienestar en el trabajo debería ser un objetivo a conseguir en las empresas ya que este está relacionado con una mayor creatividad laboral de los trabajadores, un mayor número de conductas prosociales con los compañeros y/o con los clientes y menores tasas de conductas contraproductivas. Los empleados felices en el ámbito laboral mantienen una actitud más cooperativa con sus compañeros y, además, llegan a alcanzar un mayor bienestar personal que influye en todas las facetas de su vida.

Referencias:

  • Chiavenato, I. (2009). Gestión del talento humano. México. McGraw-Hill.
  • Martínez, V., Ramos, J. y Moliner, C. (coords.) (2015). Psicología de las organizaciones. Madrid. Editorial Síntesis.
  • Entrevista a Sergio Fernández (director de la Escuela de Pensamiento Positivo. Máster de Emprendedores).