Diversas encuestas indican que la frecuencia sexual correlaciona de manera positiva con nuestro bienestar personal. Estos resultados se han matizado con el argumento de que la simple cantidad debería estar acompañada de calidad y disfrute en las relaciones sexuales. Lo que sí resulta curioso es observar como necesitamos una comparación constante con nuestro entorno para ser más felices.

Comparar, comparar…

El ser humano, desde la creación de las primeras tribus o comunidades ha sido un ser social, que ha necesitado de sus congéneres para sobrevivir en un entorno, muchas veces hostil. Hoy en día, en Occidente estamos viviendo una eclosión de las redes sociales, con todo lo que esto conlleva, que nos hace vivir muchas veces pendientes de los demás y, por ejemplo, ahora las vacaciones son una buena época para observarlo.

Sexo y felicidad

Por todo esto, no son extrañas las conclusiones a las que ha llegado un estudio donde se midieron múltiples factores para medir la felicidad aparte del sexo, como puede ser los ingresos, edad y estado de salud. La frecuencia sexual fue muy importante para una mayor felicidad, pero casi tanto también como la percepción que tenían de esa misma frecuencia en la gente de su alrededor.

Aunque en general, las personas no vamos contando abiertamente nuestras relaciones sexuales, continuamente se publican encuestas sobre la frecuencia de las mismas o son tema de conversación entre la gente más cercana. Al final tendríamos una idea aproximada de cuánto sexo practica la gente a nuestro alrededor. Por todo ello, nuestra satisfacción personal está íntimamente influenciada por nuestra vida en sociedad y nuestra vida sexual tampoco se libra de ese matiz.

Lo aconsejable sería que, por mucho que sea tentador estar constantemente comparándonos con los demás, nuestra vida será más plena si nos centramos en nosotros mismos y en encontrar aquello que nos gusta genuinamente. Lo mismo se aplicaría al sexo, lo que marcaría una plenitud más en la calidad de la relación que una simple cantidad.

Colaboración: David Cueto Marcos (Psicólogo de CEPTECO).

Artículo en el Blog Entre sexos anda el juego (provisionalmente deshabilitado): ileon.com (22 julio 2015).

Fuente (provisionalmente deshabitado): http://blogs.ileon.com/entresexos