El 27 de octubre tuvo lugar la primera charla-coloquio (se repetirá los días 3 y 8 de noviembre) dentro de las que se han programado para este segundo ciclo Por el bienestar emocional.

Se llevarán a cabo una serie de charlas-coloquio periódicamente desde octubre 2016 a junio 2017, generalmente el último jueves de cada mes. La asistencia sigue siendo gratuita por riguroso orden de inscripción hasta llenar el aforo y, como en el ciclo anterior, intervendremos distintos profesionales de la psicología, medicina, psicopedagogía, periodismo y de la educación. La primera charla ha sido Cómo librarnos de parejas tóxicas y en ella se define qué es una relación tóxica, qué tipos de parejas tóxicas pueden darse, el proceso de la adicción tóxica y las diferentes formas de separarse.

Audio: León en la Onda con Javier Chamorro y Miguel Ángel Cueto (26 octubre 2016). Cortesía de Jorge Martínez.

Cómo saber si tenemos una relación tóxica

No es difícil si analizamos las emociones que la relación nos suscita: enfado, tristeza, vergüenza o miedo, principalmente. Nos hace infelices, nos sentimos controlados y manipulados, disminuye nuestro autoconcepto y nos es difícil romper la relación.

Cuando existe un planteamiento violento en las discusiones o discrepancias y estas suelen acabar mal, son la mejor garantía de fracaso y podrían dar lugar a los factores de maltrato ya sea psicológico, físico y/o sexual. Gottman y Silver comentan también los 4 jinetes del Apocalipsis en la relación de pareja:

  • Las críticas: diferenciadas de las quejas en que no se centran en una acción o conducta específica de la persona, sino que atacan a toda la globalidad de la persona.
  • El desprecio: en sus diferentes formas, desde el sarcasmo pasando por el escepticismo, llegando incluso a la beligerancia. Todo ello provoca un emponzoñamiento progresivo en las relaciones.
  • Actitud defensiva: una forma de culpar a la pareja, de forma que podría considerarse sutil pero que acaba por dañar a la otra persona y lleva a cabo el deterioro de la relación.
  • Evasividad: con el distanciamiento que esto supone, creando la sensación de que no importa en absoluto la opinión y los sentimientos del otro cónyuge.

Estos cuatro jinetes forman un cóctel explosivo en la relación de pareja, siendo estos cuatro conceptos claves dentro de las predicciones para el divorcio o la ruptura.

Consejos para lograr separarse de la pareja tóxica

No es fácil romper con una pareja tóxica. Es importante en primer lugar, evitar contagiarse de la conducta que ejerce sobre nosotros. Habría que ponerse serio desde el principio evitando que se nos ningunee, trate mal o se nos deprecie, sin ceder un ápice. No permitir que intente menoscabar nuestro autoconcepto y evitar el control que pueda ejercer sobre nuestras conductas. Finalmente, si todo falla, pedir apoyo a personas de confianza o especialistas que nos ayuden a superar esta situación tóxica.

Más información: ileon.com, Diario de León, leonoticias.com.