Sexólogos y educadores advierten del uso de determinados objetos en las prácticas sexuales que podrían provocar “desgarros graves”.

Fuente: El Heraldo (23 marzo 2015).