Cuando el conflicto con la familia política no se soluciona puede condenar la relación. Varios especialistas dan las claves para mejorar la situación.

Los que conocen de primera mano este tipo de problemas son los psicólogos, que ven desfilar por sus consultas parejas consumidas por reproches hacia suegros y suegras, pero, sobre todo, por la forma en la que la pareja aborda estos rifirrafes. Porque no nos olvidemos que aunque tengamos una suegra o un suegro más molesto que un grano en las reales posaderas, con quien estamos saliendo es con el hijo o con la hija. Y es esa persona la que más nos puede herir…

Leer artículo completo: El País (SModa).