La ansiedad es una función adaptativa ante una amenaza o un desafío externo. Es un estado de alerta y de alarma ante posibles peligros que resulta muy útil porque nos estimula para actuar de acuerdo con las circunstancias y adaptarnos al ambiente que nos rodea.

En la vida cotidiana solemos tener un nivel medio, pero cuando el nivel de activación o estrés es demasiado intenso, duradero, frecuente, desproporcionado o no adecuado a las circunstancias se considera un problema. Como decía el psicólogo José M. Buceta “el estrés puede ser tanto la salsa de la vida como el veneno de la muerte, algo que te lleva a la cima o al hoyo”.

La ansiedad y la crisis económica     León en la onda (9 mayo 2012)

Una persona con problemas de ansiedad puede padecer episodios repetidos acompañados de diversos síntomas que pueden durar tan sólo unos minutos o bien persistir durante más tiempo:

  • Físicos: taquicardia, sudor, sensaciones de ahogo, opresión torácica, problemas estomacales, mareos, cefaleas…
  • Cognitivos: miedo a perder el control, morir de un infarto, a volvernos locos, problemas de concentración y limitación en la toma de decisiones…
  • Conductuales: hiperactividad o paralización, conductas de escape o evitación de las situaciones…

Es conveniente que las personas que la sufren soliciten un diagnóstico acertado al médico o al psicólogo que descarte una patología orgánica. Que aprendan a usar técnicas psicológicas útiles (respiración, relajación, distracción, no huida de la situación y desdramatización) y reflexionen sobre los motivos que la generan para intentar solucionarlos.

En la situación de crisis económica actual vemos en nuestra consulta un mayor número de personas que padecen problemas de ansiedad en función de situaciones de estrés asociadas a dificultades económicas, abuso o despido laboral propio o de familiares derivando, muchas veces, en un mayor conflicto con la pareja y/o con los hijos y en un desajuste de la estabilidad emocional de quien la padece y de quien convive con él.

¿La crisis económica nos está afectando para tener más problemas de ansiedad? Si nos afecta, ¿qué podemos hacer para superarla?