Se llama Anton Shantyr, trabajador del bar-restaurante El Grifo, en la emblemática Plaza del Grano de la capital leonesa, se puso en contacto conmigo para decirme que había un iPod con mi correo electrónico en la cuenta del mismo que unos chavales le habían dejado como prenda al no pagar una cuenta pendiente en dicho bar. Resulta que ese iPod me había sido robado hace más de año y medio y ya lo daba por perdido, con lo que Anton se pusiera en contacto conmigo fue una monumental sorpresa.

Sus palabras al llamarle por teléfono después de haber contactado conmigo para devolvérmelo fueron Es lo que me a mí me hubiera gustado que hicieran resume una filosofía de vida, la del respeto al otro, que hace mucho más fácil la convivencia diaria con cualquier persona con la que topemos a lo largo del día.

Con nuestros mejores deseos a Anton

Desde el equipo de CEPTECO les deseamos una buena entrada de año y un próspero 2017, especialmente a a Anton Shantyr.