La necesidad de afecto y de intimidad es inherente a la naturaleza humana y tener cubierta la necesidad sexual contribuye a mantener el equilibrio psicológico y emocional. Las personas con discapacidad o diversidad funcional suelen tener sus necesidades sexuales frustradas por no ser reconocidas ni valoradas por personas de su entorno.

Leer artículo completo: Téléfono de la esperanza.