Durante las últimas semanas el escritor y periodista estadounidense Gay Talese se ha convertido en el centro de una fuerta polémica coincidendo con la publicación en The New Yorker de su relato The Voyeur’s Motel, un extracto de su próximo libro. En él, Talese narra una experiencia real vivida treinta años antes cuando fue invitado por el dueño de un motel que tenía una particularidad morbosa: los techos de algunas habitaciones estaban construidos de tal forma que se pudiera observar sin ser visto. Con ello el propietario tenía la intención de escudriñar las intimidades sexuales de sus huéspedes, y solamente el dueño, su mujer, y el propio Talese conocieron tal truco, que nunca fue descubierto.

Leer artículo completo en:

ileon

Publicado el 27 abril 2016