Existen una serie de razones que harían recomendable nuestra lucha para ser optimistas. Mejora la expectativa de vida ya que fortalece nuestras defensas. Solemos atraer lo que pensamos (profecías autocumplidas). Es conveniente ante la adversidad y las frustraciones que depara la vida. Ayuda a un mejor realismo y pragmatismo adaptándonos mejor a nuestro entorno y nos ayudaría a canalizar nuestra conducta a las soluciones y no quedarnos sólo en los problemas.

La noción de la felicidad se puede descomponer en tres elementos científicamente medibles y en cuya construcción y modificación podemos intervenir (Martin Seligman):

  • Autoconocimiento: Saber cuáles son los puntos fuertes y utilizarlos para pertenecer y servir para algo que crees que eres mejor.
  • Tener emociones positivas: Reírnos, estar de buen humor, disfrutar de los pequeños placer que nos da la vida.
  • Comprometerse en lo que se hace y encontrarle un significado: La cantidad y calidad de las relaciones de pareja, el trabajo, los hijos, con el ocio, con las amistades…

La importancia de nuestra educación

La educación que hemos recibido influye sobre nuestra percepción de satisfacción y de visión positiva o negativa del mundo. Los padres positivos enseñan un modelo a seguir y, aunque no haya sido así a cualquier edad se puede aprender.

Nuestro pasado puede pesarnos como una losa o como una pluma, está en nuestra mano el poder superar el fuerte peso, si lo hemos recibido. Pensar en positivo y tener sentido del humor nos ayuda a superar la huella emocional causada los posibles traumas sufridos que nos producen miedo, ansiedad, enfado y tristeza.

Felicidad

Onda Cero Radio, 17 abril 2013Visión psicológica más positiva

Las cosas materiales no nos hacen más felices, sin embargo hay una serie de factores que podemos potenciar para tener una visión psicológica más positiva.

  • Expresar emociones íntimas: Hablar con la pareja, amigos, familia…
  • Hacer algo que nos guste y dedicarle esfuerzo: diversificar estímulos que nos gusten. Una razonable remuneración económica y entrega a los demás son factores que nos hacen más felices.
  • Hacer ejercicio físico para producir endorfinas y prevenir enfermedades.
  • Aceptar y adaptarnos a los cambios.

Si en nuestro camino nos encontramos con personas tóxicas que nos apartan de esa visión positiva debemos apartarnos de ellas sin demostrar demasiado que nos afectan y no cediendo ni un ápice para complacerlas.