Puede ser por su físico, capacidad intelectual, religión o discapacidad, pero el acoso escolar es un problema latente en nuestra sociedad. La psicología diferencia el bullying de las riñas escolares y pone en evidencia las consecuencias de este tipo de violencia. Con el fin de evitarlo, la figura del mediador lucha por dar a conocer los protocolos de actuación de colegios y padres.

Tiene sobrepeso, y se meten con ella por su físico. Hereda la ropa de sus hermanos, y le insultan porque no viste de marca. Sus orejas son prominentes y su defecto se convierte en burla. Para un acosador cualquier razón es válida y suficiente para que alguien sea su víctima. Puede ser por su físico, su forma de vestir, sus hobbies, su capacidad intelectual, su rendimiento académico, su raza, religión, algún tipo de discapacidad…

Artículo completo: ileon.com