Además de la pereza que les puede ocasionar a algunos estudiantes la vuelta a la rutina, a los horarios y a las clases, la negación que manifiestan algunos de ellos a acudir a sus centros educativos puede esconder un problema más grave: el acoso escolar.

Artíclo completo en ileon.com