Ha llegado el verano y el calor, ¿son motivos para que apetezca tener más relaciones sexuales? Es cierto que la sensualidad se ve claramente afectada por la temperatura ambiente, y aunque el clima y la temperatura no son los únicos factores que intervienen en la libido, sí tienen gran importancia.

Además con el verano llegan las vacaciones para muchas personas y con ello la oportunidad de gozar de más tiempo, tranquilidad, esparcimiento…, apetece un cambio de actitud y la búsqueda de placeres para los que no disponemos de tanto tiempo el resto del año.

Las personas en esta época estamos, psicológicamente, mucho más predispuestas, más relajadas y abiertas a la aventura y con menor estrés para disfrutar de nuestros cuerpos.

Verano e infidelidad

Los desamores y las infidelidades son típicos de estos meses. Al estar más relajados y contar con más tiempo libre, las personas podemos sentirnos fuertemente atraídas por otras y estar más proclives a la infidelidad. Las separaciones de la pareja habitual, por diversos motivos, haría, igualmente, más fácil ser infiel. Quizá también se empiece a fantasear con respecto a la sensualidad y los deseos de los otros.

Audio: Onda Cero, 2 agosto 2014.

Audio: Onda Cero, 2 agosto 2014.

Podemos decir que la combinación de buen tiempo, poca ropa, escotes y asueto son suficientes para que el apetito sexual y la frecuencia de las actividades sexuales se disparen. El verano influye en nuestra predisposición sexual debido a tres factores:

  • Factor psicológico: en la época veraniega nuestro tiempo libre es mayor, por lo que cambian la actitud y la predisposición.
  • Factor biológico: las altas temperaturas hacen que suban los niveles de testosterona, endorfinas… (hormonas del deseo, placer).
  • Factor sociocultural: en verano estamos más en la calle, nos relacionamos más y cambiamos más de ambiente, con lo cual aumentan las posibilidades de conocer a otras personas.

Lo que nos empuja a la infidelidad

Puede haber tantos motivos como tipos de pareja y de personalidades. Todos los seres humanos necesitamos refuerzos a nivel social y personal y algunas veces las relaciones extramatrimoniales surgen por esa búsqueda de refuerzos, ya que dentro del matrimonio, a veces los que existen, están sujetos a la habituación y ya no tienen tanta eficacia. Es posible que haya carencias de comunicación, de actividades gratificantes o de ocio, y se busquen fuera de la pareja situaciones novedosas, la atención, o el afecto que nos faltan dentro de ella.O incluso la infidelidad sirva como excusa para precipitar una separación. Pero siempre dependiendo de la personalidad y del tipo de relación que se mantenga con la pareja. Ayudan a evitar la tentación de ser infiel

  • Una comunicación adecuada.
  • Buenas habilidades de solución de problemas.
  • El desarrollo de la empatía.
  • La realización de actividades gratificantes conjuntas.
  • Procurar la atención y los cuidados al otro miembro de la pareja.