Pareja

La relación de pareja es una interacción, voluntariamente aceptada, entre dos personas, para establecer vínculos afectivos, de intimidad y de compromiso mediante una convivencia en común. Ello conlleva el esfuerzo por ser fiel y respetar el acuerdo inicial cuando una pareja comienza a convivir.

Terapia de pareja

La mayoría de las personas desean convivir en pareja y que esta funcione bien por lo que el fracaso del proyecto de convivencia afectiva y sexual produce gran desazón. En CEPTECO observamos que tanto las parejas que funcionan bien como las que presentan graves problemas en la relación tienen los mismos problemas. La diferencia entre ambas sólo está en la forma en que suelen resolver sus conflictos, en cómo manejan la comunicación entre ellos, observan los sentimientos ajenos y expresión de los propios y por las formas de controlar los diferentes ambientes en los que interactúan.

Tanto para parejas que experimentan conflictos graves como para aquellas que, sin tenerlos, perciban que su relación debe mejorar, en CEPTECO llevamos a cabo una Terapia de Pareja cognitivo-conductual que el terapeuta individualiza dada la variedad y complejidad de los problemas que se pueden presentar dentro de la pareja. Para ello proponemos una intervención integral a nivel conductual, emocional y cognitiva basada en:

  • Estrategias para aumentar y potenciar el intercambio positivo en la pareja.
  • Modificación del estilo de comunicación en la relación de pareja.
  • Entrenamiento en autocontrol emocional.
  • Mejora en la respuesta sexual en uno o en ambos miembros de la pareja.
  • Técnicas de solución de problemas y de aprendizaje de negociación.
  • Técnicas de reestructuración cognitiva que persiguen modificar los pensamientos negativos.

Aunque lo más recomendable es la presencia voluntaria de ambos miembros de la pareja, en ocasiones, cuando acude un solo miembro de la misma, también se puede ayudar dado que “la conducta de la otra persona también depende de lo que yo mismo haga”.

Es habitual durante la terapia apoyarnos en escenas de películas o videos educativos para que se observen maneras de interacción eficaces e ineficaces, se sepan diferenciar y se intenten expresar los deseos de forma asertiva. El apoyo de escenas de películas, hace más fácil la asimilación de los conocimientos en los procesos de interacción, comunicación, respeto mutuo y conductas sexuales. Distrae la atención sobre los actores de las películas y ayuda a comprender mejor, por distanciamiento emocional, variables que sería complejo de observar en uno mismo o en el otro cuando existe una alta carga emocional.

Se pueden aprender por este medio la escucha activa, los estilos comunicacionales (hacer halagos, quejas, negarse o aceptar la negativa, mensajes yo, hacer una petición), tomar decisiones y llegar a acuerdos, auto y heterocontrol de conductas agresivas, refutación de ideaciones cognitivas que interfieren en la relación. Igualmente, es muy útil en la terapia sexual ya que permite analizar la respuesta sexual en otras parejas, visionar estrategias para la mejora de las disfunciones sexuales y enseñar técnicas psicológicas aplicadas a este tipo de problemas.

Productos

Últimos artículos sobre Terapia de pareja

Anorgasmia en mujeres mayores

El Trastorno orgásmico femenino es la ausencia, retraso, infrecuencia marcada o grave reducción de la intensidad del orgasmo que incomoda a la mujer. Generalmente un problema de anorgasmia lleva aparejado la falta de aprendizaje o de deseo de autoestimulación.

Sexo en jóvenes

En la actualidad los jóvenes se inician en el sexo a una edad cada vez más temprana, en torno a los 15 años, especialmente las mujeres, que en relación con las de más de 65 años han adelantado unos cinco años la edad del comienzo de las relaciones sexuales, habiéndose producido un incremento de la población sexualmente activa, principalmente en jóvenes entre los 15 y 19 años.

Apoyo emocional

En ocasiones, la ansiedad ante la actividad a desarrollar, las molestias psicosomáticas que tenemos, la angustia o la depresión suele ser una alarma que nos indica que algo de lo que hacemos no funciona bien (la relación con la pareja, insatisfacción laboral, problemas sexuales, dificultad en el estudio…).

Concertar una consulta con el psicólogo, en ocasiones, nos ayudaría a ordenar el puzzle de nuestro problema, evaluar las características del mismo y poder afrontar de forma eficaz el conflicto que nos preocupa. En muchas ocasiones, el verlo desde un espejo diferente hace que podamos enfrentarnos a lo que nos agobia de forma más segura.