Viendo las características de ambas alteraciones, se puede concluir que ambas tienen en común un problema en el autocontrol en la persona a la hora de realizar esas actividades altamente gratificantes, con gran dificultad para prevenir las consecuencias de sus actos a largo plazo. Con ello, ha habido diferentes investigaciones que han intentado adivinar el porqué de esta problemática muchos de ellos buscando su origen en el cerebro.

Artículo completo: ileon.com