De todos los tipos de maltrato infantil, el abuso sexual, es la forma más cruel de ejercer violencia contra un niño o niña. La creciente conciencia social sobre el problema de abusos sexuales a menores, hasta no hace muchos años en el más absoluto anonimato, ha hecho que la preocupación por el menor y la atención al mismo sea la base principal en la mejor atención y cuidado de nuestra infancia.

Existen toda una serie de estereotipos, todos ellos normalmente falsos. Suele creerse que se trata de una forma de abuso muy infrecuente, que se comete por parte de personas desconocidas y en lugares públicos, que las víctimas suelen ser chicas adolescentes y que está ligado a situaciones de marginación y pobreza. Nada más lejos de la realidad.

AbusoSexualInfantil

Fuente: http://noticias-24.net/

Definición

Consiste en la realización de actos contra la libertad sexual de un menor. Desde el punto de vista de la psicología la definición de abuso sexual tiene que ver con:

  • La diferencia de edad entre la víctima y el agresor: asimetría en varios años.
  • Las conductas del agresor son marcadamente sexuales con la utilización de la fuerza, presión o engaño para la búsqueda de placer por parte del adulto.

Los abusos sexuales constituyen un tema que, generalmente, se mantiene escondido y en silencio por miedo, vergüenza o recelo a no ser creído, sobre todo, si el abuso es por parte de un familiar o de un conocido. De hecho, reconocer como abusador sexual a un familiar es mucho más costoso que hacerlo cuando el agresor es un desconocido y es por ello que se denuncia más la agresión en este último caso. El abusador sexual suele ser hombre en un porcentaje muy elevado de los casos (86% frente al 14% de mujeres) y es habitual que sea el padre, padrastro, pareja de la madre o persona cercana a los menores.

Existen falsas creencias en torno a los abusos sexuales siendo las más relevantes:

  • Se dan en las niñas pero no en los niños.
  • El agresor es un enfermo patológico o psiquiátrico.
  • Los niños no dicen la verdad, fantasean.
  • Los menores son culpables de que les ocurra o podrían evitarlos.
  • Son un asunto privado.
  • Si ocurrieran en nuestro entorno inmediato nos enteraríamos.
  • Los efectos son siempre traumáticos o no suelen tener importancia.
  • Se dan asociados a ambientes o situaciones especiales.
  • La madre de la víctima los denuncia cuando se entera.

En cuanto a las consecuencias que puede sufrir la víctima de abusos sexuales pueden ser insignificantes o muy graves dependiendo de la edad del menor, del tipo de abuso, de la persona que lo realiza, los apoyos que presente, la frecuencia con que los ha padecido. Hemos visto a muchas personas con graves problemas sexuales por haber padecido abusos sexuales cuando eran niños. El abusador suele utilizar las siguientes estrategias:

  • Establecer primero relación de confianza con el niño.
  • Aprovecharse de una situación confusa con el uso de conductas de doble significado.
  • Empezar con caricias no sexuales.
  • Usar la sorpresa: conducta inesperada por el menor que no acaba de comprender.
  • Recurrir a sistemas de engaño.
  • Usar premios (anunciados o realizados) o castigos, si no se acepta.
  • Recurrir a amenazas verbales o a otras consecuencias negativas para conseguir la conducta deseada o para que no lo comuniquen (especialmente si se repiten).
  • Realizar amenazas físicas (recurso que usan más los desconocidos).

Recordemos, finalmente que nunca un menor da el consentimiento para este tipo de actos ni es responsable de sufrirlos. En el caso de que los relate creerle y proteger al menor.