La sexualidad, por su grado de intimidad y privacidad, ha hecho que sea difícil abordarla por los profesionales de la salud debido al miedo a despertar recelos cuando si lo que se le pregunta a quien pide ayuda no guarda una relación estrecha con el motivo de consulta. Igualmente, por parte de la persona también genera ansiedad, vergüenza o culpa que complica su abordaje terapéutico…

Leer articulo completo:

ileon.com: 30 octubre 2015

ileon.com: 21 enero 2016